Lección # 4 “La personalidad del Espíritu Santo”

989

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Juan 16:13; Romanos 8:14-16; 15:13; Juan 14:6; 17:17; Romanos 5:5.

PARA MEMORIZAR: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26 ( CB ) ).

DEBIDO A QUE, A VECES, el Espíritu Santo es presentado en la Biblia en términos impersonales, tales como “viento” o “fuego”, algunos han concluido que es impersonal, una especie de poder divino. Según este punto de vista, el Espíritu Santo se asemeja más a una corriente eléctrica que nos da poder en vez de existir como un Ser personal. Sin embargo, la pregunta no es si se pueden esgrimir ciertos pasajes que denotan operaciones o influencias más impersonales del Espíritu Santo. La cuestión es si las Escrituras establecen positivamente su entidad como persona.
Esta semana aprenderemos más acerca de la personalidad del Espíritu Santo tal como se la describe en las Escrituras. Esta verdad nos ayudará a entender mejor el papel del Espíritu de Dios en nuestra vida. Y nos ayudará a obtener una comprensión más profunda de la importancia de la creencia en la personalidad del Espíritu Santo para nuestra vida espiritual. Solamente así podremos rendirle el amor, la reverencia, la confianza y la sumisión que él merece.


Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 82 – Durante esta semana, PR cap. 4.

Bosquejo de la lección:

I. Saber: El Espíritu Santo es tanto una persona divina como los son el Padre y el Hijo

  • A. ¿Qué atributos de personalidad adjudica la Biblia al Espíritu Santo?
  • B. ¿De qué forma defines “personalidad”? ¿Qué hace que una persona sea una persona? ¿De qué manera las cualidades del Espíritu Santo, encontradas en la Biblia, dan evidencia de estas características?

II. Sentir: El Espíritu Santo anhela llenar a cada creyente

  • A. ¿Por qué es tan importante reconocer que el Espíritu Santo es la tercera Persona de la Deidad y una persona divina igual al Padre y al Hijo?
  • B. ¿Cómo te sientes al saber que Jesús no nos ha dejado huérfanos sino que anhela estar personalmente presente con nosotros por medio del ministerio del Espíritu Santo?

III. Hacer: El Espíritu Santo anhela revelar a Jesús más plenamente

  • A. El máximo deleite y el mayor gozo del Espíritu Santo es “testificar” de Jesús en nuestra vida. Toma la decisión de apartar un tiempo cada día para leer alguna porción de los evangelios, a fin de darle lugar al Espíritu para que glorifique a Jesús en tu vida. ¿Qué te ha sido de mayor ayuda en tu vida espiritual a la hora de apartar un tiempo para escuchar la voz del Espíritu Santo?
  • B. ¿Qué experiencias específicas podrías compartir con la clase con respecto a los momentos en los que el Espíritu Santo ha revelado el amor de Dios? ¿De qué manera han sido esos momentos de especial importancia para ti?

Resumen: Cuando abrimos nuestro corazón al ministerio del Espíritu Santo, percatándonos de que él es el representante personal de Cristo, la tercera Persona de la Deidad, él nos revelará a Jesús en toda su hermosura y glorificará al Cristo viviente en nuestra vida. Ciclo de aprendizaje