La iglesia sus finanzas y la misión

952

¿Sabía usted que la mayoría de los pioneros adventistas fueron obreros de sostén propio? Trabajaron sin el respaldo financiero de una organización, dependiendo de sus propios recursos y de donaciones ocasionales. Las donaciones, aun cuando mostraban la generosidad de los primeros creyentes adventistas, no eran necesariamente proporcionales a los ingresos de los donantes, ni tampoco eran parte de un programa de donaciones sistemáticas. Un ejemplo de ello es el caso de J. N. Loughborough, que pasó el verano de 1856 ayudando a dirigir reuniones en carpa en Nueva York. Como no recibía compensación por ello, se vio obligado a trabajar cuatro días y medio a la semana en la cosecha y recolección de heno. Haciendo esto ganaba un dólar por día. Como resultado de esta precaria situación, se mudó a Waukon, donde podría trabajar como carpintero.

Deseamos que este material te sea de gran ayuda, te invitamos a compartir esta página para que más personas se vean beneficiadas.