La Junta Directiva de la Unión Mexicana del Norte, reunida el día 14 de febrero del 2021, votó aplazar su sesión quinquenal para el año 2022.  Esto después de recibir orientación de especialistas en salud del país y de analizar el panorama epidemiológico de su territorio.

 

Se toma esta decisión como una medida de protección y prudencia para la iglesia y evitar así cualquier riesgo de contagio de los delegados al viajar o al participar de la Sesión.

 

Los Estatutos de la Unión Mexicana del Norte hacen provisión para enfrentar situaciones como estas. A la letra, dice lo siguiente:

Artículo II—Sesiones de la Membresía o Constituyente

Sección 1. Sesiones regulares: La Unión celebrará sesiones quinquenales del constituyente en la fecha y lugar que indique la Junta Directiva de la Unión. En caso de que la Junta Directiva de la Unión falle en convocar a una reunión regular del constituyente en el periodo quinquenal, la Junta Directiva de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día-División Interamericana o la Junta Directiva de la Asociación  General en el caso de las uniones directamente adjuntas a la Asociación General pueden convocar a tal sesión y designar el tiempo y el lugar. En el caso de que condiciones regionales hagan imperativo posponer la convocatoria a la reunión del constituyente, la Junta Directiva de la Unión, en una reunión regular o especial, tiene la autoridad para aplazarla por un período no mayor a un año, dando aviso a todas las instituciones del constituyente. En el caso cuando la Junta Directiva en ejercicio de su autoridad posponga la reunión del constituyente, tendrá autoridad para fijar la siguiente reunión regular del constituyente en la fecha y lugar que considere oportuno, sin exceder los cinco años calendarios  a partir de la fecha de la reunión aplazada.

Una vez se haya definido la fecha precisa para la sesión se hará saber a través de los medios oficiales de la iglesia. Se invita a todos los Adventistas del Séptimo Día del territorio de la Unión Mexicana del Norte a confiar en Dios y a pedir sabiduría de lo alto para continuar cumpliendo la misión en un tiempo solemne de la historia.