Todavía para muchos el pensar en mayordomía es pensar en el sacrificio de dar por obligación, uno que duele y que nos priva de lo que en realidad creemos que queremos. Apretamos el puño y con dificultad abrimos la mano para soltar aquello que interiormente codiciamos.

Deseamos que este material te sea de gran ayuda, te invitamos a compartir esta página para que más personas se vean beneficiadas.