Cuando Iveel Namjildorj tenía 5 años, se mudó de su lugar en Mongolia a Filippinas. Su padre, un pastor adventista del Séptimo Día, necesitaba continuar sus estudios pastorales en la Universidad Adventista de Filipinas, y se llevó a su familia consigo. Iveel también necesitaba estudiar, así que sus padres lo matricularon en el primer grado.

La escuela se tornó difícil para Iveel, quien no hablaba inglés y luchaba para comunicarse en clase. Después de la escuela, los otros niños lo molestaban mientras esperaba para que lo lleven a casa.

“No puedes hacer nada”, dijo un niño-

“Ni siquiera puedes escribir”, dijo otro niño. “Ve a Jardín”.

Cuando él oyó esas palabras hirientes, Iveel corrió a la escuela y se escondió detrás de la puerta de su clase. No quería llorar delante de los otros niños.

Cuando el retornaba a casa cada día, su madre le preguntaba, ¿“Cómo te fue en la escuela?”

Iveel no quería preocupar a su mamá, así que no le decía la verdad.

“La escuela estuvo bien”, decía.

Por la noche, cuando Iveel iba a la cama, quería arrodillarse y orar a Dios para que lo ayudase en la escuela. Sin embargo, tenía temor de que su madre lo vea orando. Ella le preguntaría por qué motivo estaba orando. No quería que ella se preocupara. Así que, se levantaba a media noche, cuando sus padres estaban profundamente dormidos, y silenciosamente oraba a Dios.

“Por favor permite que los niños sean amables conmigo y así podamos ser amigos”, decía. “Y por favor, permíteme ir a otra escuela”.

Iveel oraba casi todas las noches por muchos meses. Luego sus padres inesperadamente decidieron enviarlo a una escuela diferente. Los niños en la nueva escuela eran amables, y ellos ayudaban a Iveel a aprender a hablar inglés. Cuando se lesionó su pierna jugando futbol, los otros niños lo ayudaron a caminar a casa.

Iveel dijo en una entrevista que estaba muy feliz de que Dios había contestado sus oraciones de ir a una nueva escuela.

Luego un día, el director del antiguo colegio de Iveel lo invitó a retornar para una fiesta. Iveel se sintió un poco nervioso por ver a sus antiguos compañeros de clase quienes habían sido poco amables en su trato con él. Sin embargo, cuando fue a la fiesta, los niños jugaron con él y tuvieron un tiempo magnífico. Dijo que Dios contestó su otra oración de llegar a ser amigo de esos niños.

Iveel está ahora en el quinto grado, y va a la única escuela adventista en su país, Mongolia. Pero nunca olvidó cómo Dios contestó sus oraciones. Él no había pedido antes nada a Dios, más que por su problema en la escuela, incluso se había preguntado si Dios realmente existía.

“Al ir a la iglesia cada sábado pensaba: “¿Cómo Dios puede crear el mundo solo con sus palabras?”, se preguntaba Iveel. “Después de que Dios contestó mis oraciones, creí que Él es real”.

Por Andrew McChesney, editor para Adventist Mission.

División de Asia Pacífico Norte – Enfoque de Oración
27 agosto – 3 septiembre de 2017

BREVE RESEÑA DE LA DIVISIÓN: La División de Asia Pacífico de Norte comprende China, Mongolia, Japón, Taiwán, Corea del Norte y Corea del Sur. Es la División más populosa en el mundo, con alrededor de 1.6 billones de personas viviendo en esta región. De toda la población, alrededor del 3% son cristianos. El otro 97% son budistas, shintoistas, musulmanes, shamanes y ateos.  La membresía de la iglesia adventista en la NSD es alrededor de 700,000. La proporción de adventistas con la población en general es de 1 cada 2,200. Este extenso territorio presenta desafíos sustanciales para la misión.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor oren por los líderes de esta División. Jairyong Lee, presidente; Yutaka Inada, secretario; Paul Sung Sub Song, secretario asociado; German A. Lust, tesorero; y Dong Jin Lyu, tesorero asociado, para que tengan sabiduría para liderar en esta zona difícil.

PEDIDO DE ORACIÓN: Oren para que los líderes y miembros de iglesia trabajen juntos en expandir el mensaje de los tres ángeles a millones de personas que no han sido alcanzadas en este territorio.

PEDIDO DE ORACIÓN: Oren para que los miembros de iglesia tengan coraje para mantenerse firmes en su fe, a pesar de la persecución que a menudo enfrentan de sus familiares, amigos, o incluso del gobierno en ciertas regiones.

PEDIDO DE ORACIÓN: Oren para que el Espíritu Santo sea derramado, y puertas sean abiertas previamente en inaccesibles territorios como Corea del Norte.

PEDIDO DE ORACIÓN: Oren por el fuego del evangelismo, en los jóvenes, y por el impulso evangelístico programado para Japón en el 2018.