Hace casi dos milenios, el apóstol Juan estaba exiliado en una islita rocosa del mar Egeo debido a su fiel testimonio del evangelio. En una serie de visiones panorámicas, Jesús le mostró la historia de la iglesia y lo que el pueblo de Dios experimentaría mientras esperara el regreso de su Señor.

Este trimestre ahondaremos en este libro. Nos centraremos en las partes y los temas principales del libro a grandes rasgos. La idea es familiarizarnos con los temas clave del libro y apreciar que en verdad revela a Jesucristo, su vida, su muerte, su resu- rrección y su ministerio sumosacerdotal en favor de su pueblo.

Procederemos de la siguiente manera:

1. Nuestro estudio de Apocalipsis se basa en el concepto bí- blico de la inspiración de la Biblia. Si bien los mensajes del libro provienen de Dios, el lenguaje en el que se comunicaron esos mensajes es humano. Al utilizar el lenguaje y las imágenes deri- vadas de la historia del pueblo de Dios del Antiguo Testamento, descubriremos cómo Juan comunicó esos mensajes.

2. Una lectura cuidadosa de las profecías de Apocalipsis (al igual que las de Daniel) muestra que el método historicista de interpretación profética es la manera correcta de entender el cumplimiento profético previsto porque sigue el flujo de la his- toria, desde la época del profeta hasta el tiempo del fin. Esto pone de manifiesto que deberíamos hacer todos los esfuerzos posibles para encontrar sentido en el texto mismo en lugar de imponerle una interpretación errónea predeterminada.

3. La estructura organizativa de Apocalipsis, en muchos sentidos, es fundamental para la aplicación responsable de las

profecías del libro. Nuestro análisis de Apocalipsis se basará en la estructura cuádruple del libro:

a. Apocalipsis 1:9 al 3:22 utiliza la situación de las iglesias de la época de Juan para abordar pro- féticamente la situación de la iglesia en diferentes períodos de la historia.

b. Apocalipsis 4:1 al 11:19 repite (o recapitula) y desarrolla esta historia de la iglesia utilizando símbolos apocalípticos que progresivamente agregan más detalles.

c. Apocalipsis 12:1 al 14:20 es el centro temático del libro y abarca la historia del Gran Conflicto desde antes de los días de Jesús hasta la Segunda Venida.

d. Apocalipsis 15:1 al 22:5 se centra exclusiva- mente en el tiempo del fin.
4. Una interpretación significativa de las profecías de Apocalipsis debe ser cristocéntrica. Todo el libro se escribió desde la perspectiva de Cristo. Solo a través de Cristo los símbolos y las imágenes de Apocalipsis adquieren su significado e importancia supremos.

Apocalipsis promete bendiciones para quienes lean o escuchen sus palabras, y para quienes atiendan y guarden las amonestaciones que allí se encuentran. “El libro de Apocalipsis se inicia con una orden de entender la instrucción que contiene. Dios declara: ‘Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas, porque el tiempo está cerca’ (Apoc. 1:3). Cuando como pueblo entendamos lo que este libro significa para no- sotros, se verá entre nosotros un gran reavivamiento. No entendemos plenamente las lecciones que enseña, a pesar del mandato que nos fue dado de investigarlo y estudiarlo” (TM 113). Al analizar este libro, te invito a descubrir por ti mismo lo que debes escuchar, y a prestar atención, mientras esperamos la venida de nuestro Señor Jesucristo.

El Dr. Ranko Stefanovic es profesor de Nuevo Testamento en el Se- minario Teológico Adventista de la Universidad Andrews. Su especia- lidad es el libro de Apocalipsis.

Deseamos que este material te sea de gran ayuda, te invitamos a compartir esta página para que más personas se vean beneficiadas.