Viona Boro se dio cuenta que quería cantar cuando cursaba el tercer grado escolar.

Viona vivía con sus abuelos en Ronglap, una parcela de tierra cubierta con palmeras de coco y árboles de pan en las islas Marshall, en la mitad del océano pacífico.

A ella le encantaba escuchar cantar acerca de Jesús en el idioma Inglés y Marshallese. Su abuelo se sentaba bajo un árbol de pan al lado de su casa y, tocaba su ukelele, cantaba “Jesús me ama”, y “Dios es tan bueno”. Algunas veces por las noches, Viona se acostaba en el suelo y miraba las brillantes estrellas mientras su abuelo cantaba: “Centella, centella pequeña estrella”.

Viona cantaba, también, pero ella cantaba bajito. A ella no le gustaba su voz, y se avergonzaba de que otra gente pueda escucharla.

Ella no sabía mucho acerca de Dios, pero había escuchado a su abuelo cantar que Dios responde las oraciones. Así que ella decidió averiguar si Dios era real pidiéndole una buena voz para cantar.

Viona no sabía cómo orar, así que simplemente le habló a Dios mientras estaba en su cama esa noche.

“¿Qué puedo hacer para que mi voz llegue a ser buena?”, ella preguntó.

La siguiente noche, ella le preguntó a Dios otra vez: “¿Qué puedo hacer para que mi voz llegue a ser buena?”.

Ella hizo esa pregunta y pedido en oración muchas veces mientras terminaba su tercer grado en una escuela pública local, y nada sucedía. Ella persistió mientras cursaba el cuarto y quinto grado, “¿Qué puedo hacer para que mi voz llegue a ser buena?”. Ella continuaba pidiendo. Aún nada sucedía.

Viona creció enojada, y se preguntaba si Dios era real. Pero ella se negó a rendirse. Entonces continuó orando.

Cinco años pasaron. Viona continuó orando: “¿Qué puedo hacer para que mi voz llegue a ser buena?”.

Cuando llegó al octavo grado, fue invitada a participar del coro de la iglesia. Ella y otros miembros del coro pasaron horas ensayando para el servicio de la iglesia. “Practiqué y practiqué todo el tiempo”, contó ella.

Entonces un día ella notificó prontamente que su voz había cambiado. Su voz era hermosa.

“Era como un ¡Wow! ¿De dónde vino eso?”, dijo. “Me dije a mí misma: esto debe ser un milagro, y Dios es real”.

Dos años más tarde, ingresó al Colegio Adventista del Séptimo Día de Ebeye. Durante la semana de oración del colegio el 2016, Viona decidió darle su corazón a Jesús y ser bautizada. Ella es la primera adventista en su familia. Ahora ama cantar y tocar el ukelele en el culto del colegio, y también le canta a su abuelo por el teléfono. La primera vez que ella cantó su abuelo exclamó: “¡Wow, tú cantas bien!”

Viona le dijo que su hermosa voz era una respuesta a sus oraciones. Viona le contó a todos que Dios es real y responde las oraciones.

Por Andrew McChesney, editor de Adventist Mission.

 

Pedidos de Oración de la Iglesia Mundial

Del 15 al 22 de octubre de 2017

AGRADECIMIENTO: Gracias por orar por las reuniones del Concilio Anual. Dios bendijo a todos con un buen espíritu, y los guió en las decisiones. También hubo muchos y poderosos e inspiradores reportes compartidos sobre cómo Dios está trabajando en el mundo con el Involucramiento Total de los Miembros. Muchos líderes fueron inspirados y motivados al retornar a casa y a sus campos de servicio.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor ore por nuestros líderes de iglesia al retornar a sus divisiones en diferentes partes del mundo para terminar el año con las reuniones de sus divisiones. Tal vez considere organizar una semana de oración a favor de sus líderes en su División.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor continúe orando por la próxima semana de oración de los trabajadores de la Conferencia General que se realizará del 3 al 11 de noviembre con el pastor Doug Bachelor. El tema será “La Reforma Protestante”. Mientras el mundo olvida, nosotros no podemos olvidar como Dios nos ha conducido hasta donde estamos hoy.

PEDIDO DE ORACIÓN: Continúe orando por nuestros hermanos y hermanas en el mundo que están tratando de rehacer sus vidas después de los desastres naturales como los múltiples huracanes, incendios, tornados y terremotos. Ore para que muchos tengan una relación con Jesús mientras buscan esperanza en medio de la desesperación.

PEDIDO DE ORACIÓN: Continuemos orando por aquellos que están atrapados en la crisis de refugiados en los campos de Medio Oriente que posiblemente son los que más sufren, pero refugiados en diferentes partes del mundo están luchando por sobrevivir. Ore para que Dios muestre como alcanzar a los refugiados aún en sus áreas.

COMPARTIR
Artículo anteriorInstructivo PCM17
Artículo siguienteVideos Mente Sana