El milagro del dinero en mi billetera

96

Durante los dos últimos años, desde que dediqué mi corazón a Dios, Él me ha enseñándo lo que significa orar, a creer en su voz, y a caminar por fe como nunca lo había experimentado antes.

Solo para darles una breve vislumbre, soy un terapista médico de masajes, pero en el pasado he hecho énfasis en las finanzas y en conseguir clientes adecuados para poder hacer suficiente dinero para pagar las deudas. Las ganancias que recibí fueron todas para mí y para satisfacer mis necesidades financieras. Pero entonces Dios cambió mis perspectivas de vida reordenando mis prioridades de vida para él. Entonces mis negocios, y el resultado de mi trabajo comenzó a enfocarse en el ministerio. Fue un cambio de vida radical. Ahora estoy aprendiendo lo que realmente significa vivir por fe mientras que la mayoría de los fondos que consigo por medio de la terapia de masajes van a una clínica de salud y bienestar que estoy construyendo en mi país, Panamá.

Estoy supervisando este proyecto en Panamá, algunos pueden encontrar interesante que no haya estado en Panamá por cinco años. Así que unas semanas atrás, decidí tomar vacaciones y regresar a mi país de origen. Sin embargo, este no era solo un viaje para chequear mi proyecto. Estas eran vacaciones reales. Incluso había encontrado un paquete para las vacaciones muy accesible por 400 dólares, fui atrás de eso e hice las reservas. Pero por alguna razón, no sentía paz en mi corazón al gastar 400 dólares en estas vacaciones. Oré y le pregunté a Dios por qué, y sentí que el Espíritu Santo me impresionaba a dar estos 400 dólares al edificio que había remodelado para el centro de salud en Panamá. Yo había pedido prestados cerca de 36,000 dólares para comprar la tierra y remodelar los edificios. Aún tenía deuda con el edificio de más de 4,500 dólares y el Señor me impresionó a pagar la deuda antes de tomar mis vacaciones. Por supuesto, argumenté mucho con Dios, porque sentía que merecía esas vacaciones, y no quería esperar. Pero finalmente obedecí la voz del Espíritu Santo y cancelé mis planes.

“Muy bien Dios”, oré ese día. “Usaré estos 400 dólares para los fondos de la construcción, pero no es suficiente para el actual proyecto de remodelación. Realmente necesito 700 dólares para enviar a Panamá y terminar el piso de arriba en el que estamos trabajando, pero sabes que no tengo los 700 dólares. ¿Qué debo hacer supuestamente? Si tú estás verdaderamente detrás de esta decisión de cancelar mis vacaciones y en lugar de eso usar esos fondos para el Centro de Salud, ¿podrías de algún modo confirmarme esto, y enviarme los fondos adicionales para la remodelación?

Al día siguiente, después de retirar los 400 dólares del banco, fui al Western Union y transferí los fondos a Panamá. Pero me olvidé de llevar mi billetera, así que tuve que retornar a casa. Mientras estaba en casa, sentí la impresión de volver a contar el dinero que había sacado del banco. Discutí un poco con Dios, pero volví a contar el dinero. Fueron los 400 dólares como esperaba. “Ahora cuenta lo que está en tu billetera”, sentí que el Espíritu Santo me impresionaba. “Pero no tengo nada de dinero en mi billetera”, argumenté de nuevo. “¡Cuenta el dinero de tu billetera!”, sentí al Espíritu Santo impresionándome otra vez.

Abrí mi billetera de nuevo. Había un fajo dinero que no había estado en mi billetera antes. Conté el dinero contando con lo que acababa de retirar del banco, tenía exactamente 700 dólares. No podía creer esto y lloré y alabé a Dios las próximas dos horas por el asombroso milagro que había realizado. Como lo había pedido, Él había confirmado que hice la mejor elección. Y no mucho tiempo después Él proveyó el resto de dinero para pagar la deuda.

Dios están bueno, pero estoy convencido que Él no necesita nuestro dinero. Después de todo, Él puede inventar el dinero. Él puede colocar el dinero en las billeteras. Lo que Él realmente necesita es nuestro corazón. ¿Le daremos nuestro corazón para que su obra pueda continuar?

Andy Martinez es miembro de la Springfield, Iglesia Adventista MO y tiene grande gozo en liderar el ministerio de oración, orando con amigos, y compartiendo su testimonio sobre la bondad de Dios.  

División Centro Oriental
Enfoque de Oración
Del 13 al 20 de agosto de 2017

Breves hechos de la División: La División Centro Oriental está compuesta de 11 países que incluyen: Burundi, Etiopía, Eritrea, Kenia, Tanzania, Uganda, República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Ruanda y Somalia.

Esos países tienen una populación de aproximadamente 400 millones de personas. La membresía de la Iglesia Adventista en esta región es de aproximadamente 3.3 millones.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por sabiduría y la bendición del Espíritu Santo sobre Blasious M. Ruguri, presidente de la División; Alain G. Coralie, secretario ejecutivo y Jerome Habimana, tesorero. Por favor ore por toda la Unión y líderes de las Conferencias de la División.

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por los nuevos 100,000 miembros bautizados en Ruanda para que sean fieles. Ore por las nuevas iglesias, por esos miembros y por el incremento del conocimiento de Cristo. Ore por los nuevos miembros que vendrán como resultado de los testimonios de los miembros adventistas este año.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor ore por los miembros de iglesia para que continúen buscando a Cristo con todo su corazón. Oremos por un renovado reavivamiento y reforma en las iglesias, hogares y escuelas.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor ore por las 7 Universidades en este territorio, así como por la Escuela de Postgrado de la Universidad Adventista de África, que sirve al continente africano. Ore por la Academia Adventista de Maxwell que ha sido una gran bendición para muchos jóvenes. Oremos por la calidad de la educación adventista en África para que sea incrementada. ¡Todavía hay una gran necesidad!

PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por los 7 hospitales de Misión en la División que sirven a miles de personas en asuntos de salud. Ore para que la gente venga a Cristo a través de esos hospitales y facilidades de salud.

PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor ore para que todos los miembros de iglesia abracen el Involucramiento Total de los Miembros para que muchos más sean conducidos al Reino de los Cielos.

Fuente: www.revivalandreformation.org