El designio de Dios es que nuestros hogares sean un pedazo del
cielo en esta tierra, en donde el amor está presente y los miembros
de la familia se ayudan y apoyan unos a otros. Los pequeños actos
de amor, bondad y atención entre sus miembros son las cualidades
positivas que reflejan el amor protector de Dios por nosotros, sus
hijos.

Deseamos que este material te sea de gran ayuda, te invitamos a compartir esta página para que más personas se vean beneficiadas.