Diaconisas se capacitan para tener Iglesias Amables y Compasivas

354

Para provocar un ambiente cordial en nuestras iglesias, las diaconisas de la Unión
Mexicana del Norte han iniciado una capacitación “Por una Iglesia Amable y Compasiva”,
animándolas a ser agentes de cambio en las congregaciones. Tenemos la convicción de
que, si el Señor nos favorece con la transformación de nuestras iglesias, haciéndolas más
amables, corteses y compasivas, habrá muchas conversiones a la verdad y al evangelio.

Para lograr esta transformación, se ha hecho énfasis en cuatro ministerios, los cuales pretenden suplir diferentes necesidades de sus miembros y visitantes por medio de cuatro ministerios:

Ministerio de recepción. Enfocado en la manera de recibir a las personas en los templos.  Involucra desde el trato amable de primer contacto en la entrada del templo, hasta lograr que los miembros, y de manera especial los amigos que visitan la iglesia, se sientan tan bien atendidos, que deseen pertenecer a la congregación. Está siendo necesario acondicionar los templos para que tengan una antesala que sirva de recepción para dar la bienvenida y realizar un contacto amistoso.

Ministerio de Compasión. Enfocado en llevar a los miembros a realizar actos de misericordia y tierna consideración por los demás; involucra buscar oportunidades de servicio a la comunidad.  Se ha tomado como modelo a seguir el capítulo 58 de Isaías, donde se invita al pueblo de Dios a desatar ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, dejar libres a los quebrantados, romper todo yugo, compartir nuestro pan con el hambriento, practicar la hospitalidad llevando a los pobres errantes a casa, compartir nuestra ropa cubriendo al desnudo y ayudar al hermano en necesidad.

Ministerio de visitación.  Enfocado en visitar a las viudas y a los huérfanos, a los que están enfermos en las congregaciones, a los desanimados, a los que necesitan nuestra ayuda.

Ministerio de oración.  Enfocado a orar por las necesidades de las familias, los matrimonios, los hijos y los enfermos.

Invitamos a todas las damas, grandes y pequeñas, a unirse a este gran movimiento. A liderar la transformación de las iglesias. Cristo viene pronto a buscar a una iglesia que da agua al sediento, comida al hambriento, que visita a los que están en las cárceles y que visita a los enfermos. “Por cuanto lo hicisteis a uno de mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” dice el Señor.

Para obtener videos de Iglesias Amables y Bondadosas da click en el siguiente botón.