CÓMO DOS PASTORES GUARDADORES DEL DOMINGO LLEGARON A SER ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA
POR HEE-SOOK KIM, DICHO POR ANDREW MCCHESNEY

Un día, dos colportores evangelistas y yo fuimos yendo de puerta en puerta en una ciudad llamada Palyari cerca de la capital de Corea del Sur, Seúl. Mientras caminábamos por una calle, vimos un panel grande publicitando un retiro para los estudiantes del seminario. Decidimos ver lo que estaba pasando.
 
La dirección impresa en el panel nos condujo a la casa de una pareja casada quienes servían como pastores en una de las más grandes denominaciones guardadoras del sábado en Corea del Sur. Sin embargo, no sabíamos eso cuando ellos abrieron la puerta.
 
“Somos de la Casa Publicadora Coreana, y estamos aquí para compartir alguna literatura, dije”.
 
Para mi sorpresa, el hombre reconoció el nombre de la Casa Publicadora Adventista del Séptimo Día.  Él inmediatamente preguntó: “¿por qué ustedes van a la iglesia en sábado?”
 
Le relaté la historia de la creación desde Génesis. Le expliqué cómo Dios había creado el mundo en seis días y luego reposó en el séptimo día, Sábado, y lo hizo santo. Le di a la pareja una lección de correspondencia bíblica y prometí traerles una segunda lección en una semana.
 
Mientras más hablábamos, me di cuenta que el hombre, Ki-Jo Moon, sabía mucho sobre la Biblia. Luego comprendí que él había servido como pastor cerca de 30 años y su esposa, Soon-Ae Byun, había pastoreado por cerca de una década. Así que, la siguiente vez que los visité, les presenté a la pareja la serie: “El Conflicto de los Siglos” de la cofundadora de la Iglesia Adventista, Ellen G. White. El conjunto de cinco libros usualmente cuesta 300,000 wons coreanos, o alrededor de $265. Pero les dije que ellos podían tener los libros gratis.
 
El pastor expresó un interés especial en el libro de Daniel y preguntó si yo podía compartir alguna información acerca de esto. En la siguiente visita, traje comentarios del libro de Daniel y Apocalipsis.
 
Un tiempo después, el pastor me envió un mensaje de texto. “Tal parece que he estado estudiando la Biblia en un nivel muy superficial por toda mi vida”, el escribió. “¿Está bien si visito su iglesia?”, preguntó.
 
El pastor pareció disfrutar del servicio de la iglesia, y retornó pocas veces, pero luego, el paró. Me pregunté qué había pasado. Cada vez que yo llamaba para preguntar, el daba varias excusas de estar muy ocupado o no sentirse bien. Después descubrí que su esposa le había prohibido ir a la Iglesia Adventista. Ella lo había regañado diciendo: “Tú eres un pastor. ¡Qué vergüenza! No deberías estar haciendo esto”. Aun así, seguí invitándolo a la iglesia.
 
Alrededor de siete años después de nuestra primera reunión, llamé al pastor y lo invité a asistir a unos seminarios de salud en una iglesia adventista. Los seminarios incluían sesiones especiales de desintoxicación donde los asistentes podían tomar varios jugos recién hechos para limpiar sus cuerpos.
 
Cuando le dije al pastor sobre las sesiones de desintoxicación, él dijo, “sería mucho mejor si hablaras con mi esposa sobre esto” así que, llamé a su esposa, y ella estuvo de acuerdo en venir con su esposo. Esta fue la primera vez que ella había mostrado interés en la Iglesia Adventista.
 
A finales del año pasado, la pareja aceptó una invitación de asistir a unas series evangelísticas. El esposo pareció convencido por el mensaje, pero aún no estaba seguro que él quería unirse a la iglesia. Así que, lo invité a él y a su esposa para una segunda serie evangelística. Ellos vinieron cada noche y declararon: “Nosotros estamos derritiéndonos en este mensaje”
 
Ocho años después de nuestra primera reunión, Dios respondió nuestras oraciones, porque en febrero del 2017, tanto el esposo como la esposa fueron bautizados juntos en la Iglesia Adventista. ¡La palabra de Dios y nuestro mensaje de salud cambian vidas!
 
Hee-Sook Kim, de 64 años, es un colportor evangélico de tiempo completo en Corea del Sur. Andrew McChesney es editor para Adventist Mission. Para leer la historia del esposo haz clic aquí, y para leer la historia de la esposa haz clic aquí.