Narrativa de Cathy (Jolly) Hartman, escrito por Andrew McChesney
Cuando llegamos a Mongolia en 1991, sentí que Dios estaba llamándome a ser una guerrera de oración. Pero le dije a Dios, “Oro todo el tiempo. ¿Cómo que no soy una guerrera de oración?”, argumenté con Dios.

Después de la muerte de mi esposo, me volví a casar y nos mudamos a China por un tiempo. Sentí que Dios me estaba llamando otra vez a ser una guerrera de oración. Yo cedí y dije, “Está bien, podré orar tres veces al día en mi calendario.

Milagros comenzaron a suceder en mi esposo, tres jóvenes hijas oraban tres veces al día como familia. Por meses habíamos estado buscando un lugar para vivir y Dios nos concedió tener un hogar. Mi esposo y yo perdimos nuestros trabajos de enseñanza de inglés, y Dios proveyó un nuevo trabajo de enseñanza de inglés que fue aún mejor. La lista de oraciones va más allá.

Ese fue el primer paso de oración a donde Dios me llevó. El segundo paso llegó cuando empecé a meditar en las repetidas instrucciones de Jesús sobre “vigilar y orar” en el Nuevo Testamento. No estaba segura de lo que quiso decir. Busqué párrafos en los escritos de Elena White sobre vigilar y orar, y los junté en un solo documento. Aprendí que “vigilar” significa que debemos vigilar nuestras emociones, nuestras palabras y ver si tenemos una actitud diferente.

Cada vez que mis hijas tenían luchas en la adolescencia temprana, preguntaba “¿Has vigilado y orado?” Usualmente, ellas admitían que no lo habían hecho. Separamos un cuarto de oración en nuestra casa donde cada uno de nosotros, tres veces al día, confesábamos nuestros pecados y debilidades en privado a Dios y le pedíamos que reemplace eso por un encantador y humilde espíritu. Esto ayudó a sobrellevar nuestras relaciones familiares.

El tercer paso de la oración proviene del programa “Fe y Oración” que tomé de Joe Engelkemier, un profesor de la Universidad de Andrews. Volví a leer el plan de estudios en el campo misionero y recordé que si Jesús como hijo de Dios necesitaba orar, cuánto más lo necesitamos ahora. Jesús se levantaba temprano para orar y pasaba toda la noche en oración, así que esa noche oré: “Si me despiertas oraré”.

Oré hasta que mi familia se levantó. Entonces oré: “He estado despierta desde la 1:00 AM, y necesito energía para el día”. Dios me dio energía para todo el día.

La siguiente mañana, me levanté a la 1:00 AM otra vez. Era maravilloso ver como Dios me daba la energía para funcionar todo el día ¡Esto era asombroso!

Algunas veces Dios me levanta a las 2:30 AM o 3:00 AM o 4:00 AM. Depende de él. Por muchos años no he tenido recuerdos de que destellos de calor me hayan levantado por la noche. Pienso: “muy bien, ese es Dios que quiere pasar tiempo junto a mí”. Nunca uso un despertador para levantarme.

Cathie y su esposo, Brad, fueron los primeros misioneros adventistas post-comunistas en Mongolia cuando llegaron con Adventist Frontier Missions, un ministerio de apoyo de la iglesia, el 23 de octubre de 1991. Andrew McChesney, editor de Adventist Mission, encontró a Cathie y a su familia durante una reciente visita a Ulaanbaatar, Mongolia, donde viven. 

Enfoque de Oración de la División Interamericana
Del 25 de junio al 02 de julio, 2017

  • HECHOS RESUMIDOS DE LA DI: La División Interamericana tiene 38 países, y este territorio incluye a México, América Central, Venezuela, Colombia y todas las islas del Caribe. La División Interamericana consiste en 24 Uniones con 3.8 millones de miembros que hacen parte de 21 mil congregaciones. Sus miembros hablan inglés, español, francés y neerlandés.
  • PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por Israel Leito, presidente de División; Elie Henry, secretario de División; Filiberto M. Verduzco, tesorero de División. Ore también por los líderes de las Uniones, y por los pastores que hacen parte de esta División.
  • PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por los miembros adventistas de esta División para que abracen el Involucramiento Total de los Miembros por medio del énfasis de la División: “Señor Transfórmame”. Los miembros laicos de la División están muy involucrados en misión y entusiasmados, trabajando y esperando por el retorno de Jesucristo.
  • PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por la juventud de la División Interamericana, para que ellos se enamoren de Jesús, escudriñen profundamente la Biblia, tomen enserio el llamado de oración y sigan a Jesús con entusiasmo.
  • PEDIDO DE ORACIÓN: Ore por los centros de influencia en esta región, para que esos lugares lleguen a ser faros de luz en sus comunidades y ciudades.
  • PEDIDO DE ORACIÓN: Oremos, también, por los grupos guerrilleros y paramilitares que traen mucha violencia a esta región del mundo. Oremos por conversiones y por experiencias del camino a Damasco de estos guerrilleros, para que comiencen a luchar por Cristo.
  • PEDIDO DE ORACIÓN: Por favor continúe orando por el próximo 1 de julio (tercer trimestre) Día de Oración y Ayuno para la iglesia mundial que sucederá este próximo sábado. Ore para que muchos miembros participen. Ingrese a los recursos preparados para este día especial, haga clic aquí: http://adventistasumn.org/1-julio-2017-dia-de-ayuno-oracion-y-compasion/